1988 Mercedes Benz 300 SL - SL 600

 

 

 

LA cuarta generación del SL fue la estrella del Salón del Automóvil de Génova en marzo de 1989. Apareció como 300 SL, 300 SL-24 y 500 SL y superaba a su predecesor en tres aspectos; Diseño (discutible*), seguridad y confort.

          

click para agrandar

El diseño, realizado con el corazón dividido en dos mitades, una mitad miraba hacia la tradición y pasado y otra mitad hacia el futuro y la modernidad, había encontrado la manera de volver a la belleza pura de lo simple consiguiendo un coche bellísimo sin necesidad de recargadas líneas ni barrocos acabados.

LOs niveles de seguridad alcanzados en este descapotable eran casi idénticos que los de sus hermanos de marca (solo diferenciados por los  obvios que la falta de techo provoca). Muchos factores combinados se aseguraban de que esta premisa de seguridad  se cumpliese a raja tabla; El chasis reforzado con paneles ultra resistentes, las puertas con estructuras internas reforzadas, y una espectacular innovación consistente en un arco de seguridad escamoteable que se elevaba en menos de medio segundo cuando varios sensores detectaban que la inclinación del vehículo provocaba un riesgo de vuelco lo que unido al marco del parabrisas reforzado con acero hacia del habitáculo del SL una célula de seguridad para los pasajeros. Este arco de seguridad también se podía bloquear en su posición "de seguridad" por medio de un botón situado ene el salpicadero.

El techo de lona dispone de una buena superficie transparente (lamentablemente plástica) y es accionado eléctricamente por medio por medio de un interruptor en el cuadro y con ayuda de múltiples mecanismos, motores y solenoides. Solo treinta segundos son necesarios para cambiar de abierto a cerrado. Para el invierno se dispone de un Hard Top desmontable que le da al coche, una vez montado, el aspecto de un coupe quizá algo menos espectacular pero igual de atractivo y elegante.

La suspensión se basa en la de las series 201 y 124 (McPherson con triangulo inferior, resortes helicoidales y barra estabilizadora - Independiente de paralelogramos deformable y multi brazo) aunque debidamente adaptadas a la especial condición de roadster de este vehículo y con amortiguadores regulables automáticamente en ambos ejes y autoadaptables a las condiciones de la carretera .

Los motores de las dos versiones de 3.0 litros proceden de plantas ya existentes pero con multitud de actualizaciones y variaciones para ponerlos "al día". El sistema de cuatro válvulas por cilindro (en V a 50º) del 300 SL - 24   accionadas mediante doble árbol de levas mandado por cadena y el encendido electrónico combinado con la inyección son buena prueba de ello.

      

Hasta el momento, el tope de gama de esta serie era el 500 SL que con su poderoso  V8 de 5.000 cc y 326 CV se convertía en el Mercedes de serie más potente de toda la producción y no fue hasta octubre de 1992, que se lanzó el SL 600 un delicioso e infernal artefacto de casi 400 CV y con 12 cilindros en V, que se vio ampliamente superado. El SL600 le daba a su afortunado (y adinerado) propietario, a cambio de los 21.500.000 de las antiguas pesetas (cotiz. sep 1994) que costaba, el placer de conducir lo último de la ingeniería alemana y la egoísta y hasta algo soberbia satisfacción de saber que no hay nada mejor en el mercado, y que, con solo ver las siglas que adornan la trasera de este vehículo, cualquier aficionado al mundo del motor lo sabe.

 

Primero Anterior Índice Siguiente Último

 

This site was last updated 01/09/08